La mirada quedada en El Bolsón

Las brújulas dan tantas vueltas que un aviso no alcanza. Como también juegan con el tiempo, nos dejaron con la puerta abierta mirando al sur. El viaje que iba a ser de unos 15 días por el Camino de los 7 Lagos terminó siendo de veintidós. Cubrió esa ruta más un desvío de dos noches en Villa Traful, una noche en Bariloche y una semana o algo más en el Bolsón. Volví del viaje el domingo 8 de febrero, llegué a Retiro a las dos de la tarde después de haber pasado unas 22 horas encerrada en un Vía Bariloche. Estos días en Capital no me dejan procesarlo todo; la ciudad es la que ahora me exige. No quiero que estos aires renovados se me quiebren por la espera de colectivos, calles asfaltadas y este calor pegajoso.

Para actualizar, quitarme las bocinas y sacudirme un poco este aire acondicionado, subo algo que escribí una de las últimas tardes en El Bolsón y que me traje en el cuadernito que usé esos días. La tapa quedó algo despintada y el alambre rompió bastante de su esquema espiralado.

20150213_012219

Estuve haciendo algunos refugios en los alrededores y, después de tanta montaña:

“Las llevo en mí como si, en mis brazos, un par de agujas las inyectaran hasta anclarse para siempre en mis venas, como si al pincharme con el frío de mil copos de nieve dibujaran la estela puntiaguda de mi diagnóstico cardíaco, como si formaran parte del relieve que define a mis ánimos. Ellas empujan mis pasos y me dan cuenta de que toda pendiente se eleva en un intento por alcanzar el cielo o vestirlo con brazaletes de piedra laja.

El Piltri

Ellas renacen desde el fondo de los mares sin gastar su inmensidad midiendo gestos vacíos. No chocan con todas las miradas, pero a la mía la colman; la vuelven el bordó estridente de las hojas de un cerezo al atardecer en las veredas del Bolsón. Mi mirada se queda en el atardecer que quiebra todos los muros de piedras.”

Y al ritmo de la ciudad alocada le aviso: estás de paso en mí, me sos ajeno. Estos días voy a ir subiendo mapas con las rutas que hicimos, más fotos y otras cosas que pueda ir haciendo mientras encuentre huecos de tiempo libre.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Clara dice:

    Qué permanezcan esos aires renovados y esas palabras que tienen ganas de salir. Escupe, libre!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s