Qué difícil ser ñandú y galaxia

el

Mientras camina volviendo a casa, piensa que bordear el perímetro de su infancia con su talón está muy cerca de esa-cosa-que-llaman-felicidad. Le gusta recrearse en lo olvidado y vuelve a ello por las vías de lo conocido: sin sus pies no habría baldosas frías que reconocer; sin su olfato no habría platos para recordar ni le haría ilusión el humo de una chimenea encendida.

Vuelve a casa y con sus dedos roza el filo de un pastizal que no corta. Ya está cerca. Aunque todo parezca más comprimido, los árboles que pasaron a su lado son los que veía su mirada antes de llevar capitanes adheridos a los párpados.

DSCN4320

Ahora la vida le proyecta ventanas en el bosque. Se asoma en ellas como si fuera la mano de un mago que sacará conejos de un sombrero. Asomarse es notar que, entonces, no importaba que mamá y papá lo llevaran de la mano. Asomarse fue verlos borrachos de éxtasis, de mírennos-con-nuestro-primer-hijo, de juguetes por toda la casa y el patio. Fue encontrarlos en esa pérdida de la noción del tiempo –quizás la única forma de ganarlo de una vez.

DSCN9772

DSCN3740

Duendes cuelgan de un fuego eterno adherido a las sombras. Imágenes como sonajeros orquestan un canto en su estómago, música que puede olerse desde adentro. ¿Qué pasó ahora? ¿Dónde está la puerta? Después de transfigurarse para la luna, entre temblores y placeres innombrables, llegó a casa y quiso romper la idea del olvido. Después de caminarse cada árbol, treparse cada piedra, llevarse como se llevan las piernas al correr, cerró los ojos y tuvo en sus manos el olor de sus padres. Una bola de cristal apareció en su mente para prefigurar el universo.

La casa vacía seguía habitada por sus ideas: “Qué difícil todo esto, tener piernas de ñandú y ser a la vez galaxia”. El violeta de las montañas a la madrugada jugó con sus labios azules. No le reconoció ni una sola función a la noche porque no sabe lo que es dormir. Prefiere acoplarse a la ignorancia como un glaciar se queda a vivir entre los valles. Es desde esa fragilidad de sueños que elije volver despierto.

DSCN9915

(*) Esto que escribí me lo despertó el texto de un amigo tallerista

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Felicitaciones Floren !!! Es un placer leer tus publicaciones.
    Te deseo lo mejor !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s