“No dejes huella” o cuáles son las técnicas de menor impacto ambiental.

Visitamos El Chaltén con la idea de pasar las noches que quisiéramos en los campamentos base. Dejamos el modo carrera de Torres del Paine atrás.

el-chalten-florencaminante

Empezamos el circuito de tres noches y cuatro días en el valle del río Fitz Roy, donde inicia el sendero al Cerro Torre. Uniríamos Laguna Torre, frente al glaciar Grande, lagunas Madre e Hija y Laguna de los Tres (en la base del Fitz Roy) para después pasar por el Glaciar Piedras Blancas, bajar hasta la ruta 41 y llegar a Piedra del Fraile.

Los lugares de pernocte, dentro de nuestro recorrido, fueron: Campamento base de Agostini, Campamento Poincenot y Refugio en Piedra del Fraile. Son lugares bastante transitados durante la temporada de verano, aunque un poco menos el último (Piedra del Fraile). El Parque Nacional los Glaciares es de libre acceso, al igual que el acampe en las bases. En ese sentido, el acceso es mayor y mayor la cantidad de gente que sube a la montaña, ya sea por el día o por un recorrido más largo.

No hicimos la Vuelta al Huemul porque fuimos más improvisadas, en plan rancheo con carpa y lectura al sol. A esa vuelta Lu la había hecho unos años atrás con su mamá. Incluía caminatas por encima de un glaciar y, obviamente, contar con equipo especializado.

Siempre recomiendo, a quienes me lo preguntan, hacer los itinerarios menos transitados porque suelen ser los mejores y uno termina viéndose a sí mismo cara a cara con la montaña. Y una parte tuya se queda ahí. Si volviera al Chaltén lo haría para pegar la Vuelta al Huemul que me quedó pendiente.

el-chalten-florencaminante-cerrotorre

Después de recuperar un libro que había olvidado en el colectivo, fuimos a la montaña. Atardecía mientras caminamos. Tardamos dos horas, y media como mucho, en llegar al campamento base de Agostini. Armamos la carpa entre otras que ya estaban instaladas, preparamos la comida en nuestro calentador con luz de linterna, comimos y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente fuimos al mirador Maestri, que queda a unos 10 o 15 minutos de la zona de acampe. Lo bueno de las zonas de acampe de El Chaltén es que son libres, al menos por ahora. Los caminos están bien marcados por las huellas de las miles de personas que pasaron por ahí. La visita se vuelve autoguiada.

No digo nada nuevo, la naturaleza es una atracción turística más. Acá es donde tenemos que buscar el equilibrio entre disfrutar la montaña y conservarla. O visitar bosques y protegerlos de nuestra propia visita.

Como antecedentes existen desde la década de los 70 en Estados Unidos algunos documentos educativos de un programa para formar y concientizar a los visitantes de zonas naturales. En 1994 se creó LNT, Inc., una ONG que administraría el programa Leave No Trace (No deje rastro/NDR). La educación de las personas es indispensable para la conservación de áreas naturales.

No deje rastro. Principios: 

1.    Planificá y prepará tu viaje con anticipación
2.   Viaja y acampa en superficies resistentes
3.   Disponé de desperdicios de la manera más apropiada
4.   Respetá la fauna silvestre
5.   Minimizá el impacto de fogatas
6.   Considerá a otros visitantes
7.   Dejá lo que encuentre

Técnicas de mínimo impacto.

Son consejos para no olvidar que sí tiene consecuencia lo que hacemos o lo que dejamos de hacer. Hay movimientos que invitan a “caminar sin dejar huella”. Con pata conciente y cabeza ecológica.

Por ejemplo, cuando estuvimos en Torres del Paine vimos en diferentes partes del parque y hasta en el hostel las reglas “no dejes rastro”.

  1. Planificá y prepará tu viaje con anticipación
  2. Poné la carpa sobre suelos resistentes.
  3. Dejá lo que encuentres.

Son unas normas de sana convivencia con la naturaleza, esa de la que esperamos tantas cosas. Se trata más de una actitud que de un reglamento.

Hay acciones concretas de conservación que dejan en evidencia cuándo una persona tiene cuidado y cuando a otra no le importa ni tiene conciencia de su propio impacto.

Les dejo una lista:

1.- Minimizar la cantidad de lo que potencialmente será basura. Llevar la comida en bolsas que sean fáciles de reducir y retornar. Dejar envases o envoltorios voluminosos en la ciudad.  Por ejemplo, si te compraste un cuellito de montaña el mismo día que vas a subir a cumbre, sacale la etiqueta en la ciudad y llevalo en tu mochila sin plásticos y fuera del envoltorio con que te lo hayan dado en el local. Otro ejemplo con la comida: si compraste avena que venía en caja, sacala de todo ese pack de cartón y plástico y lleva solo la cantidad que vas a usar en una bolsita ziploc que después podes lavar y seguir usando cuando vuelvas de la montaña.

2.- Evitar el uso indiscriminado de zonas “vírgenes” y conservar entre todos las “zonas de sacrificio”. Poner la carpa en cualquier lado suena hermoso pero si de repente todos hiciéramos eso (las decenas de miles de caminantes y turistas que visitan un lago) terminaríamos poniendo en juego la conservación del suelo y su vegetación. Las zonas definidas de acampe están pensadas para el uso intensivo y repetido de ellas, de manera que el alrededor se conserve. Ejemplos prácticos: hacé fuego donde ya se hizo una fogata, no armes un lugar de cero. Lo mismo para las carpas: poné la carpa donde otros la hayan puesto antes, no encima de vegetación que no fue compactada por uso previo. Cuando te vayas, dejá el lugar preparado para el próximo que venga. Es decir, por lo menos, limpio y bien marcado.

3.- Cuidar las fuentes de agua. Evitá lavar en ríos y lagos si estás en un camping.  Lavá la ropa con “agua y jabón” solo si es muy necesario. Lo mismo para la “vajilla”. Posta, ¿es necesario llevar al campo todo el pack de cuchillos, tenedores y cucharas que en la ciudad parecen indispensables para invitar a tus amigos a cenar? Es necesario cargar con un plato y un vaso para cada uno? Más allá del peso, pensá que cada vez que lo uses después lo vas a lavar. Y cuanto más tengas que lavar más agua vas a usar. Con Lu, por ejemplo, nos acostumbramos desde el primer viaje a compartir una taza, una cuchara y una olla. Ahorramos agua y carga. Si hay que cortar algo, Lu tiene cortaplumas. Si hacemos sopa, va a la taza. Si hacemos algo más contundente como arroz, cous cous, avena, los fideitos chinos, etc., comemos directamente de la ollita, de a uno o dos tenedores por vez cada una. En vez de vasos cada una tiene su botellita de agua. La dinámica está buena, el momento de la comida es mucho más pausado y evitamos comer rápido. Si comemos en un refugio, también nos da tiempo de charlar con otras personas sin hablar con la boca llena, por ejemplo (?). Se vuelve automático, meto dos o tres tenedores y se la paso a Lu. Lu mete dos o tres tenedores y me la pasa. De a poco lo implemento también en la ciudad. Si la comida siempre formó parte de un ritual humano de encuentro, compartir no solo el momento de estar sentados le da otro valor a la experiencia.

Cuando tengas que lavar ropa o lo que uses para comer, usá productos neutros (jabón blanco), lo mismo si elegís lavarte el pelo (podes viajar con shampoo natural que viene en forma de jabón).

4.- Hacé fogones eco-friendly. Si tan a la moda está esa palabra en la ciudad, el mejor honor que se le puede hacer tiene que ser al momento de armar el fogón. Usá ramas que ya estén tiradas en el suelo, “secas”. De nada te sirve romper las ramas de un árbol porque esa madera está viva todavía. No va a prender rápido ni bien. Tampoco dejes un lugar “pelado” porque la descomposición de la madera también es una fuente de nutrientes para el ambiente. Relacionado al punto dos, reutilizá los espacios en donde se hicieron fogatas antes. Si es un lugar poco visitado quizás sea mejor “disimular” la fogata para que no quede establecido que en ese lugar se puede prender fuego.

Ideal para elegir el lugar: sobre suelo mineral, sin materia orgánica o con la menor cantidad/presencia posible.

Cuando se consuma el fuego asegurate de que haya quedado bien apagado. Cuando lo apagues vos, asegurate de apagarlo bien. La mayoría de los incendios provocados por personas no fueron intencionales. Para apagarlo bien fijate que no haya madera a medio quemar, tirá agua dos o tres o las veces que haga falta y cuando la ceniza blanca esté fría pulverizala y tapá el lugar con tierra.

5.- Si hay una fuente de basura de alto impacto ambiental es el papel higiénico. Y además tiene el poder de hacernos percibir un lugar como sucio y asqueroso. Los desechos humanos se descomponen y lo mejor es facilitarle a la naturaleza ese proceso. Dejando los complejos afuera y el tabú para quienes no se sientan cómodos con el tema, en la naturaleza hay que saber dónde ir a cagar y cómo. La mejor manera es el “hoyo de gato”. Y los papeles y/o toallitas, en especial para las pibas si justo están menstruando, es mejor ponerlas en una bolsa. Si se quiere esa bolsa se puede poner dentro de otra bolsa que vaya dentro de otra bolsa guardada en una bolsa más grande y negra para no ver nada y minimizar el “asquito”. Si parece “asquito” mejor pensemos en el impacto. Hay un lugar hermoso que vas a arruinar dejando eso a la vista o “enterrado” (que después termina a la vista igual) y hay animales que estarían viendo afectado su hábitat. El “sacrificio” que tenemos que hacer es mínimo para tener este cuidado. Como todo el resto de la basura, cuando volves a la ciudad la dejas en los lugares destinados a ella. Estando entre la comodidad que nos da una ciudad nos alejamos mucho de lo más básico del ser humano y nos parece ajeno algo que en realidad nos define como seres vivos. Está bueno estar al aire libre por lo menos para reconectar con eso.

6.- A la basura llevala de vuelta con vos. No la dejes en los lugares de pernocte o refugios para “que se encarguen los refugieros” o no encargue nadie. Porque es responsabilidad tuya. Si hay algo horrible en la montaña es ver un papelito de Beldent enganchado entre las ramitas de un arbusto. Y ni hablar para cuando se ven bolsas enteras de basura colgadas de un árbol cerca de la zona de acampe, como si siempre hubiera estado ahí. O latas de atún aplastadas entre las piedras que hacen al lugar del fogón. Ahorrate ese laburo de pensar cómo “esconderlo”, llevando las cosas que trajiste con vos.

Hay más información sobre LNT en esta página de educación ambiental. 

Si conoces otras técnicas o tenes otros consejos, dejalos en los comentarios así esta entrada se amplía un poco con el conocimiento de otras personas que hayan tenido experiencias en zonas “agrestes”.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. nidia esther mendoza dice:

    Muy bueno Floren !!! Desde Chacabuco. Besos para ambas.

    Enviado desde mi smartphone Samsung Galaxy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s